Actualidad

“Me gustaría subir al podio y, una vez lo consiga, hacerlo más veces”

Compartir
20 de julio de 2016

El joven de 16 años del Estrella Galicia 0,0, Arón Canet, ha llegado esta temporada al Mundial tras luchar por el título del FIM CEV Repsol la temporada pasada y ver cómo se le escapaba como arena entre los dedos debido a una lesión. Este año, a pesar de ser debutante, ya se ha ganado en dos ocasiones un puesto de honor en el parque cerrado tras ser tercero en los clasificatorios del GP de Francia y Alemania, ha luchado con pilotos más experimentados en el grupo de cabeza y ha firmado la vuelta rápida en las carrera disputadas en Le Mans y Assen.

Llegamos al ecuador del campeonato, ¿en qué ha cambiado el Arón Canet de principio de temporada con respecto al que competiste el pasado fin de semana en Alemania?
“Creo que he cambiado en todo. No esperaba que en media temporada pudiese aprender y cambiar tanto. Lo único que mantengo es el estilo de pilotaje, el espíritu de superación y aprendizaje, y el buen humor con el que me tomo las cosas. Ahora, nada más salir a pista ya voy dando el máximo. Por otro lado, me ha sorprendido la facilidad con la que me aprendo los circuitos nuevos, esto es algo que creía que me iba a costar más. En cuanto a mi personalidad, creo que no he cambiado en nada, sigo siendo un chico de 16 años que se dedica a pilotar de manera profesional”.

Algunos circuitos donde se corre el Mundial de Motociclismo ya los conoces porque forman parte del calendario del FIM CEV Repsol, donde competiste el año pasado. De los que no conocías, ¿cuál te ha gustado más?
“Sin duda Austin porque me recordaba mucho al Circuito de Navarra y ambos se me dan bien porque tienen curvas enlazadas y en ángulo. No me gustan los circuitos con grandes rectas donde los rebufos son cruciales, prefiero trazados donde hay que trabajar el ritmo de uno mismo para ganarte el estar en primera línea de parrilla y poder luchar en el grupo de cabeza de carrera. Cuando llegas a circuitos en los que has de trabajar desde el primer día en mejorar tu propio ritmo es cuando más aprendes y evolucionas”.

¿En qué gran premio te has sentido más cómodo? y ¿por qué?
“En el GP de Holanda me sentí muy cómodo, quizás porque tuve la sensación de que las cosas salían con facilidad. No era un circuito que me gustara especialmente, pero se me dio muy bien desde el primer momento, me adapté rápido al trazado. Tenía la sensación de que iba lento y cuando llegaba al box veía que estaba entre los tres primeros; aunque luego esto hacía que me extra motivase y acabara yéndome al suelo”.

¿Qué te ha llamado más la atención del Mundial?
“El ambiente tan familiar que hay. Cuando competía en el FIM CEV, la gente me decía que en el Mundial el ambiente no era tan cercano pero, quizás por el equipo en el que estoy, tengo la sensación de que aquí todo es aún más familiar que el FIM CEV porque se coincide mucho con la gente de otros equipos en los aeropuertos y en los aviones; eso da pie a que hables con ellos y que acabes teniendo amistad con mucha gente del paddock”.

“He aprendido que en las carreras de Mundial hay que salir al máximo desde el principio”

Tras terminar decimoquinto en la primera carrera en Catar, en la segunda, disputada en Argentina, se te vio luchando en el grupo de cabeza. ¿Qué cambió?
“Comencé a ser más agresivo a principio de carrera. En Catar piloté como solía hacerlo en el FIM CEV, en el que las carreras se desarrollaban de menos a más pero en la primera carrera de esta temporada, ya me di cuenta que en el Mundial hay que salir al máximo desde el principio”.

¿A qué le tiene miedo Arón Canet?
“A no poder hacer deporte. A que me pase algo que me impida salir con la bici, correr, entrenar en moto… Creo que si no pudiera hacer deporte, me deprimiría. Cuando estaba lesionado y no podía hacer deporte, de las ganas y la necesidad que tenía de entrenar físico, soñaba con que salía a correr con el team manager del equipo, Jordi Arquer, y con el asesor deportivo, Jose Luís Carrión [sonríe]. Además, pienso que si estás bien físicamente puedes ir aún más rápido en moto; eso me motiva a salir a entrenar cada día”.

Y ¿a qué no le tienes miedo?
“A las caídas. Antes del GP de Argentina, tenía mucho miedo a caerme porque en enero me fracturé la tibia entrenando y cuando volví a subirme a una moto, temía hacerme daño de nuevo en la pierna; sin embargo, una vez me fui al suelo en los libres de Argentina y vi que no me había pasado nada, le perdí el miedo y noté que psicológicamente estaba más preparado para salir a buscar el límite”.

¿Qué deseas con todas tus fuerzas?
“Ser campeón del mundo [responde sin pensarlo ni un segundo]”.

¿Qué es lo que más te gusta de ser piloto?
“La vida que tenemos. Nuestra vida está dedicada a la competición y todos los esfuerzos que hay que realizar no me cuestan trabajo, sino que disfruto dándolo todo cada día para llegar lo mejor preparado posible a la siguiente carrera. Cuando estoy entrenando, pienso en lo afortunado que soy por tener el trabajo que tengo. Todo lo que hago en mi día a día está dentro de mis obligaciones como piloto, pero es que resulta que me encanta hacer lo que hago. Puedo decir que me siento muy afortunado de ser piloto porque entrenar e ir en moto es lo que más me gusta hacer”.

“Álex Márquez me suele desvelar secretos de cada circuito, me da algunas recomendaciones para ir rápido”

Y ¿lo que menos te gusta?
“Empecé a competir desde muy pequeño y a veces he pensado que me hubiera gustado llevar una vida más convencional, como la del resto de mis amigos. Cuando tenía ocho años yo ya pasaba horas en el gimnasio y entrenando en los circuitos mientras mis amigos jugaban en la calle. Recuerdo que en aquel momento pensaba que sin duda sería más divertido llevar la vida que vivían mis amigos y no la de un chico que se dedica de manera profesional a un deporte, pero con el tiempo echo la vista atrás y no me disgusta la vida que he vivido hasta el momento y no la cambiaría en absoluto. Mi infancia se desarrolló en los circuitos y gracias a eso estoy hoy en el Mundial”.

¿Hablas con tus compañeros de estructura: Jorge Navarro, Álex Márquez, Franco Morbidelli, Jack Miller y Tito Rabat?, ¿te dan algún consejo?
“Sí, hablo mucho con todos. Mi compañero Jorge [Navarro] me dijo a principio de temporada que no cometiera los mismos errores que él y el caso es que los estoy haciendo todos al pié de la letra [sonríe]. Álex Márquez me suele desvelar secretos de cada circuito, me da algunas recomendaciones para ir rápido, comentamos cómo hay que trazar algunas curvas complicadas, etc. La verdad es que los jueves, que coincidimos durante las entrevistas en el hospitality de Estrella Galicia 0,0, todos me dan alguna pauta sobre el circuito en el que nos encontremos”.

¿Aprovechas para hacer algo en estos días que no puedes hacer durante las semanas entre grandes premios?

“En esta primera semana estaremos entrenando dos días en el Circuito de Brno y después aprovecharé para ir una semana a Menorca y allí, además de salir a correr, practicaré snorkeling, wakeboard… me gusta aprovechar estas semanas para hacer deportes acuáticos, que normalmente no practico porque ahora vivo en una zona de montaña”.

¿Cuéntanos un recuerdo de las vacaciones de tu infancia?
“Desde muy pequeño me he pasado los veranos entrenando en Corbera porque como en julio y en agosto hacíamos vacaciones escolares, tenía más tiempo para poder rodar en el circuito. Nos levantábamos temprano e iba con mi madre y mi preparador físico, mi tío Toni, en el coche escuchando siempre la misma música –dance de los 80’– y cuando terminaba, nos íbamos a pasar la tarde a la piscina del chalet. Recuerdo que en el verano de 2008 no fui a entrenar dos días ¡y aquello ya me parecieron unas auténticas vacaciones!”.

¿Escuchas música cuando entrenas?, ¿qué música/grupo te motiva?
“Prefiero entrenar sin música para estar pendiente de la respiración y notar las sensaciones del cuerpo. Escucho música cuando estoy sólo haciendo cualquier cosa en casa. Ahora que comparto piso con el piloto de motocross y rally raid Sam Sunderland, me ha contagiado un poco de su estilo ‘british’ y escucho grupos como ‘Oh Wonder‘”.

Un plan perfecto para verano es…
“Levantarme temprano e irme a la montaña a hacer senderismo, luego quedar con los amigos para comer una buena paella valenciana y hacer una sobremesa en la que se nos vaya la tarde entre risas. Me gusta mucho hacer plan en el chalet de alguno de mis amigos y que nos sorprenda la noche, poner la música que nos gusta y darnos un buen chapuzón en la piscina”.

Un lugar donde te perderías unos días…
“Me gustaría visitar las playas de Venezuela. Tengo amigos pilotos de allí y siempre me han hablado de lo increíbles que son sus playas. Hasta el momento no he tenido la oportunidad de escaparme y me gustaría perderme en alguna ocasión por allí”.

¿Qué nota pones al trabajo que has realizado junto a tu equipo técnico en lo que llevamos de temporada?
“Puntúo por separado porque mi equipo técnico se merece un 10. No puedo estar más contento de lo que lo estoy con este equipo porque su trabajo es milimétrico y muy riguroso; y como personas, para mí, son los mejores porque el ambiente es súper cercano y familiar. Por otro lado, mi trabajo lo valoraría con un 6. Me pondré más nota cuando deje de cometer errores”.

¿Qué esperas de los grandes premios que quedan por disputar?
“Me gustaría subir regularmente al podio y, una vez lo consiga, hacerlo más veces”